• Entre Dos Interiores

¿QUÉ HACE UN DISEÑADOR DE INTERIORES?



Gracias al fácil acceso al internet y herramientas como Pinterest, programas de televisión sobre remodelaciones interiores y la apertura de nuestras casas y negocios a las redes sociales, estamos cada vez más presionados a estar rodeados de espacios impecables y creativos. Existe demasiada información y "expertos" al alcance de nuestras manos lo cual puede confundir a las personas sobre la importancia y función del diseñador de interiores. Especialmente haciendo resurgir la siguiente incógnita: ¿qué diferencia a un diseñador de un decorador de interiores?

El diseñador de interiores es un profesional, quien ha estudiado y entrenado para reformar espacios. Este optimiza la estructura de la edificación pensando en la funcionalidad requerida por el cliente, sin descuidar el uso de colores, texturas y materiales significativos en la decoración final. El interiorista trabaja de la mano del cliente y regularmente, de ingenieros y arquitectos, por esto debe manejar conceptos arquitectónicos y un lenguaje técnico de diseño y construcción. Los servicios de un diseñador de interiores tienen impacto en instalaciones de todos los tipos, desde residencias privadas hasta una gran variedad de espacios públicos, privados, institucionales y comerciales.

El decorador puede poseer alguna formación académica o conocimiento empírico. Este se encarga únicamente de la decoración del espacio, por esto, entra al proceso constructivo luego de que el diseñador de interiores concluye su labor. Su servicio consiste en la elección de mobiliario y accesorios decorativos, asegurándose de que estos se complementen entre sí.

En resumen, la diferencia entre el diseñador y el decorador es que, el primero hace modificaciones en el interior como intervención de techos, paredes, revestimientos y distribución de área, y el último, solo se limita a aportar piezas y detalles decorativos que complementen lo existente. Por lo general, el diseñador de interiores tiende a desempeñar la función del decorador, pero esto no elimina el hecho de que ambos tienen roles y partes distintas en el espacio interior.

A continuación, te presentamos algunas de las funciones más importantes que hacemos los diseñadores de interiores.



FORMULAMOS DISEÑOS que son prácticos, más allá de la estética (sin restarle importancia a la misma). Nos enfocamos en diseñar espacios que conduzcan a los fines previstos, por ejemplo incrementar la productividad en una oficina, vender mercancía, mejorar estilos de vida o satisfacer cualquier objetivo presentado por el cliente y el proyecto. Para esto, creamos conceptos, elegimos estilos, colores, muebles, terminaciones (como pisos, materiales para revestimientos, etc.), iluminación y determinamos funciones. Todo esto se plasma en nuestros mood boards, planos y renders (3d’s o imágenes fotorrealistas) para la aprobación del cliente.

GESTIÓN DE PROYECTOS es una de las funciones y capacidades claves como diseñadores (y una de nuestras favoritas). Con el conocimiento de la escena local, buscamos, y asignamos a los consultores, subcontratistas y proveedores -de la más alta calidad apropiada- para completar el proyecto con eficiencia y rentabilidad. Esto consiste en coordinar con los profesionales correspondientes para monitorear el trabajo, manejar los costos, asegurar la correcta instalación de todo detalle constructivo y que se cumpla el tiempo de entrega acordado por todas las partes. Además, una de nuestras responsabilidades en la gestión es manejar los contratiempos que puedan surgir durante el proceso para que el cliente no tenga presiones añadidas.

LLAVE EN MANO. Esta es nuestra especialidad. Llevamos a cabo el proyecto desde principio a fin. Es un servicio de primera donde nos encargamos de todo luego de aprobado el diseño. Buscamos en el mercado las mejores opciones para presentar al cliente mientras ellos continúan atentos a su diario vivir. Esto comprende desde hacer las compras de todos los materiales y objetos de diseño, manejar el personal y servicios contratados, hasta comprar las flores para esperar la llegada de nuestro cliente. El propósito de este servicio es eliminar la preocupación de los hombros del clientes brindando una experiencia de diseño más cómoda, agradable y transparente, gestionando sus proyectos con responsabilidad y consciencia de costos.

SOMOS PSICÓLOGOS, -o por lo menos eso nos creemos a veces- debido a que un buen diseñador debe saber escuchar e interpretar la visión del cliente. Digamos que hemos adquirido esta fama a causa de la mentalidad que nos impregnan nuestros profesores desde la universidad. Este término se conoce como “design thinking”, el cual es un proceso para la solución creativa de problemas. Una metodología de investigación centrada en las funciones y necesidades del usuario. Conocer al cliente es el primer paso para crear los espacios y brindar los servicios que ellos quieren y necesitan. Y puesto que nos toma tiempo congeniar y concretar la visión del cliente, se convierte inevitable desarrollar una buena relación profesional con el mismo. Nuestro mayor orgullo es terminar un proyecto con un cliente satisfecho y que ésta relación perdure en el tiempo.


Esperamos haber logrado arrojar un poco de luz sobre las habilidades y responsabilidades de un diseñador de interiores y como se diferencia de un decorador. Escribe tu mensaje en la sección de comentarios, queremos saber si tienes una opinión diferente o si estas de acuerdo con nosotras. No olvides compartir el artículo y subscribirte al blog para unirte a nuestra comunidad.


¡Te esperamos!



#diseñodeinteriores #repúblicadominicana #diseño #diseñadoras #interiorismo #decoraciondeinteriores

45 views